El Arrepentimiento

Arrepentirse es devolverse del camino. Esto quiere decir que si vas de camino en una dirección y simplemente giras 180° para tomar el sentido contrario. Pero si vamos a la etimología de la palabra aprenderemos algo más profundo de la misma. El término viene del Latín Repeanitere, este es un compuesto del prefijo: re- (Reiteración, Vuelta atrás, Intensidad). El verbo que acompaña a este prefijo es: Peanitere- (Estar insatisfecho, Tener falta de algo) Al conocer este significado etimológico de la palabra notamos que es más que un solo devolverse del camino, lleva consigo no volver a mirar atrás. Reconocer la necesidad de Dios que hay en el ser interior, y entonces darse la vuelta hacia el lado opuesto del camino de la vida. Vamos a verlo según la Biblia. Pedro negó a Jesús (Mr. 14.66-72; Lc. 22.55-62; Jn. 18.15-18,25-27) La Biblia dice que después de recordar las palabras de advertencia de su Maestro (Jesús) Pedro lloró amargamente. Algo similar ocurre a Judas, solo que este segundo hizo algo peor. Lo vendió. Mateo 26:14-16, pero aunque la Biblia dice que Judas fue arrepentido por lo que había hecho a devolver las monedas de plata que recibió a cambio de la vida de Jesús, el resultado fue totalmente diferente, este se ahorcó. Mateo 27:3-10 Vemos que Pedro se devolvió y reconoció a Dios y por eso permaneció en su temor, pero cuando vemos a Judas, este también se devolvió, pero no reconoció a Dios, sino que fue y se suicidó, lo que hagas después del arrepentimiento (Repeanitere) es muy importante para que vivas una vida en victoria en Cristo.